sábado, 7 de octubre de 2017

Presentando a nuestro Mustang


     El Ford Mustang forjó desde el principio su propia leyenda. El concepto de coupé deportivo, su impactante diseño y su potente motor fueron la base de un proyecto que dos directivos de Ford supieron desarrollar acertadamente. El cine, los anuncios, las miles de páginas en revistas especializadas contribuyeron a fortalecer el mito, pero cuando todo esto llegó, el Ford Mustang ya había hecho historia en el mundo del motor. 
     Tener un Mustang es, por lo tanto, tener un icono, un símbolo que ruge maravillosamente y que luce con la estampa de clásico desde que hace su primer kilómetro. Es un Mustang, único de por sí y que no reñirá con los elegantes diseños anteriores ni con los futuros que hayan de venir, pues lleva en sí la impronta de un coche único. No se trata de comparar con otras marcas o modelos, simplemente esto es un Mustang, genuino y puro. Gustos hay como colores, pero nadie duda que en el competido mundo del muscle car americano el Ford Mustang se ha apropiado de un pedestal inexpugnable.

     Y... sí. El protagonista de nuestro blog es un Ford Mustang GT, modelo 2015-2017, versión convertible.



     Como admirador de este coche legendario, siempre soñé con poder adquirir uno, y la cosa empezó a pintar bien con la decisión de Ford de fabricar un Mustang pensando en el mercado europeo. Efectivamente, al gran acierto de fabricar un Mustang con homologación europea se le sumó un diseño completamente nuevo que ha elevado notablemente el nivel del ya de por sí mítico coche; y es que esta versión actualizada de los años 2015-2017, que coincide con el 50 aniversario del nacimiento del Mustang, aúna la más bonita carrocería (que recuerda a las más laureadas de los años 60 y 70), con importantes avances tecnológicos y de confort.





     El resultado es un imponente coupé con dos motorizaciones: el nuevo motor ecoboost y el clásico GT. El primero, una maravilla turboalimentada que partiendo de una cilindrada de 2.300 cm3 arroja nada menos que 317 cv, aunque, eso sí, sin el sonido ni la contundencia de empuje del GT; el segundo (el nuestro), es el ya legendario motor atmosférico V8 de 5.000 cm3, apodado "coyote", y que ofrece en esta actualización cerca de  430 CV.


     No daremos muchos más detalles técnicos (para eso ya hay otros blogs), pero sí dejamos patente en esta entrada que nuestro mustang reúne la particularidad de ser convertible, mostrando así la clásica estampa del deportivo descapotable (elección hecha gracias a la afortunada insistencia de mi cuñado Miguel).






     Habiéndose reunido todas las circunstancias favorables con el beneplácito de la Divina Providencia, tras muchos meses de espera por fin llegó el momento de estrenar nuestro Mustang, momento en el que se me ocurrió la idea de crear este blog a modo de cuaderno de bitácora, mostrando todos los viajes y escapadas que, Dios mediante, los futuros años puedan deparame. Ese y no otro es el motivo de escribir aquí, mostrando destinos y rutas con la conveniente narración y las correspondientes fotografías. 

     Bienvenidos pues: arrancamos motores...




No hay comentarios:

Publicar un comentario